El ‘eslabón perdido’ de las avispas del Cretácico

El yacimiento de ámbar del Cretácico de Teruel, en Sant Just (municipio de Utrilals) ha revelado la existencia de una nueva familia de avispas diminutas que podrían tener la clave de la evolución de estos insectos. Se trata de un ejemplar de la especie ‘Galloromma turolensis’, que junto con otro encontrado en Álava, forman parte de una nueva familia bautizada como ‘Alavarommatidae’, en honor de esta última provincia.

El hallazgo de la ‘G. turolensis’ tuvo lugar en las excavaciones de 2007, pero han sido necesarios varios años para preparar el ámbar en el que se encontraba y poder determinar que se trataba de un raro grupo de diminutas avispas llamadas ‘mimarommatoideas’. Se trata de insectos tan diminutos que apenas son visibles a simple vista (apenas medio milímetro) y que quedaron atrapados en la resina de los árboles prehistóricos hasta nuestros días.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en BIOLOGÍA, PALEONTOLOGÍA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s